fbpx
Menú Cerrar

Sobre la creación de la experiencia

“Todo lo que existe no es más que un nivel particular de conciencia, incluso lo que llamamos materia.”

Jacobo Grinberg-Zylberbaum

La Creación de la Experiencia fue publicado por primera vez en 1988. El Dr. Grinberg llevaba ya varios años haciendo investigación acerca de la función cerebral y su vinculación con los objetos y con el espacio concreto, vamos, lo que comúnmente conocemos como la “realidad”; por ello en 1988, en su primera versión en inglés, resumió y expreso la conclusión de 15 años de experimentos. Cada capítulo de este libro, fue escrito en un periodo diferente, por lo cual, la riqueza de su información y la modificación de los sistemas de pensamiento y conclusiones de Jacobo Grinberg es evidente conforme transcurre su lectura. Nada extraño para quienes lo conocimos de cerca.

Conocí a Jacobo cuando yo era una estudiante de la licenciatura en psicología en la UNAM cuando él tenía su laboratorio en el edificio C de la Facultad en Ciudad Universitaria. Hombre sencillo, pero de un pensamiento veloz, me invitó a incluirme en su laboratorio de análisis de la conciencia. Y yo sin ninguna responsabilidad, y más en la indiferencia juvenil que en otra cosa, pero con el gusto infinito por la investigación científica, acepté. Éramos tres jóvenes con él en 1991: Manuel de la Flor, Esther Sánchez y yo. A finales de 1994 ese laboratorio era ya un semillero floreciente de estudiantes de licenciatura, posgrado e interesados en la materia, pero la vida nos tenía deparada una sorpresa infame y un destino incierto: en diciembre de 1994 Jacobo Grinberg Zylberbaum desapareció.

Un miércoles de mediados de diciembre yo recibo una llamada de Teresa Mendoza (esposa de Jacobo) diciendo que el doctor se iba con ella a Campeche, y que después viajarían a la India; que no lo esperáramos hasta enero. Sus estudiantes nos fuimos de vacaciones. Llegó enero de 1995 pero Jacobo ya no apareció. Nunca jamás. Poco a poco el laboratorio se fue quedando vacío de estudiantes e interesados. Ya no había interés de nadie –ni autoridades ni estudiantes- si Jacobo no estaba. Alejandro Zalce –estudiante de posgrado- y yo decidimos continuar y terminar los pendientes del laboratorio, hasta que en mayo de 1995 decidimos entregar los informes finales de los proyectos a las financiadoras y las llaves del famoso laboratorio 23 a la dirección de la Facultad de Psicología. Comprendimos en ese momento que Jacobo ya no iba a regresar jamás.

Dejé la investigación por mucho tiempo, pero el vaticino que yo hice ese último día en la facultad, al cerrar por última vez la puerta del laboratorio, poco a poco se hizo realidad: -Ahora no se entiende lo que hizo el Dr. Grinberg pero en 20 años, la gente estará lista para entender.

En 2015, Estusha Grinberg y Alfonso González me contactaron para retomar los trabajos de investigación y el análisis de la obra de Jacobo por haber sido la estudiante que más tiempo pasó con él en el laboratorio. Por mi parte, desarrollé durante los años que siguieron, una serie de aproximaciones clínicas en mi práctica profesional que denominé Psicoterapia Neuro Sintérgica (PNS).

Ahora, muchos años después y con el boom de todo lo que se llame “cuántico” (en los ochentas la palabra preferida era “energía”), volvimos a retomar su obra y su trabajo.

El libro de la Creación de la Experiencia se editó en español en 1990, y era tan importante para Jacobo Grinberg que nos lo propuso revisar a fondo todos los miércoles a las 10 de la mañana en el seminario que teníamos con él. Cada estudiante tenía que exponer el tema que le correspondía. La idea era entender a fondo y por completo que era la conciencia y su creación. Solo alcanzamos a dar el primer tema, antes de que el desapareciera. Ahora lo estamos retomando en un pequeño grupo de estudiosos de la conciencia que se llama Pioneros de la PNS; considero importante entender lo que Jacobo quiso decir, y no solo interpretar lo que quiso decir, aderezado con la experiencia que he obtenido en estos 24 años de probar en la función clínica sus supuestos teóricos. Igual no nos reunimos los miércoles, pero hacemos todo porque este sea un seminario de investigación que reviva la teoría y en un futuro próximo pueda llegar a retomar la investigación.

Este libro es básico para entender su obra, si no entiendes como se crea la experiencia, no entenderás como se desarrolla la conciencia. Un pájaro al volar, tiene la experiencia, pero su estructura neuronal no está hecha para tener la conciencia del volar ¿Por qué no la tiene si las células nerviosas son semejantes y las estructuras de redes neuronales también son parecidas? Esa es LA pregunta.

Definir la experiencia ha sido fácil porque tenemos acceso a ella, es más tangible y apreciable, pero la conciencia es algo tan sutil que se pierde en el momento en que se atrapa. Invito pues a la lectura de esta obra, te invito a analizar detenidamente las bases de investigación de la Teoría Sinérgica, te invito a buscar la verdad. No desde la explicación fácil derivada de la esotéria o la parapsicología, sino de los resultados del método científico. Desde esa visión, se puede desarrollar más y mejor las capacidades que todas y todos poseemos, las cualidades de la experiencia y la expansión de la conciencia. Vayamos pues al siguiente nivel de evolución.

Compartir:
× Escríbenos