fbpx
Menú Cerrar

Convergencia, coherencia y sintérgia en el árbol del dinero

artificial-intelligence-3382507_1920

Uno de los temas que más me han estado preguntado es acerca de lograr la coherencia interna suficiente como para lograr avanzar hacia la riqueza monetaria. En la Master Class del Árbol del Dinero, comentamos que el cerebro trabaja en base a algoritmos convergentes que se integran al trabajo cerebral creando campos neuronales específicos, los cuales a su vez, se comunican con el campo sintérgico en cual es parte de la lattice informacional que conforma todo el espacio presente.

Los campos neuronales, crean a su vez una matriz preespacial, la cual conforma a su vez la realidad que percibimos y como la interpretamos. Nuestro cerebro es el gran creador, y este mismo, es adiestrado para convivir con la realidad a través de la educación, además de que cuando nacemos llegamos a este mundo con un software pre cargado que nos hace ser afines a nuestros grupos sociales y familiares.
Pocas veces se puede observar saltos al respecto de forma espuria: si la condición de tu familia es de personas que viven con escasos recursos económicos, parecería que tu destino sería el mismo. He conocido personas que se preguntan porque tantos esfuerzos por salir adelante en cuestiones monetarias y nunca les funcionan, como por ejemplo, aquellas personas que tienen ideas estupendas para negocios, los implementan, empiezan a funcional muy bien, van viento en popa y de repente algo pasa que se viene abajo todo el esfuerzo, desde un asalto o un fenómeno natural como una inundación, o simplemente los abandonan sin saber porque. Los psicogenealógicos saben bien de lo que hablo: la pobreza puede ser una lealtad de familia.

En el consultorio los he tenido que trabajar muchas veces hasta encontrar el algoritmo que está en modo oculto en su sistema cerebral para modificar la estructura y entonces sí, poder salvar el primer obstáculo del dinero. 

artificial-intelligence-5261743_1920

Otro aspecto que maneja nuestro cerebro son las creencias. Las creencias son afirmaciones “consientes” que provienen de la educación en la infancia y que definen el cristal con el que vemos las cosas. En terapia muchos pacientes se han dado cuenta que varias de las creencias con las que viven, no tienen sustentos o son falsas afirmaciones. Sin embargo, cada una de estas creencias forman parte de nuestro cerebro creando a su vez algoritmos. Ni decirte de que muchas religiones ponderan la pobreza equiparándola a una virtud.

Sumemos: algoritmos históricos de nuestras familias (modo inconsciente) más algoritmos aprendidos en forma de creencias (modo consciente), generando un trabajo cerebral que nos guía en nuestras decisiones, las cuales siempre son afines a nuestros pensamientos, creencias y herencias; más los campos neuronales con la información que define nuestras oportunidades –digamos cuánticas- a las cuales tendremos acceso a la vida conforman nuestras oportunidades de hacer o realizar dinero. Si alguno de estos no es coherente con el otro, los resultados son desastrosos: oportunidades que se van o que no vemos, perdidas de dinero por eventos aleatorios, casualmente de la cantidad justa que teníamos “ahorrada”, sabotajes personales de lo más estúpidos; y cada una de las personas que lo viven sintiéndose frustrada y no pudiendo comprender que paso.

Nuestro cerebro trabaja en sistemas de algoritmos convergentes, los cuales hacen que podamos actuar de forma armónica con la vida, nos dan las conductas de respuesta al mundo (saber conducir un auto, escribir, leer); así mismo, estos sistemas convergentes trabajan en sistemas de coherencias internas, esto es, en un orden y armonía interna que definen conductas y pensamientos “lógicos”, ambos en un modo sintérgico total. Cada trabajo cerebral, produce a su vez un campo neuronal, mismo que tiene las características de tener una alta densidad de información y una alta coherencia. De esta forma, se interrelaciona en el campo sintérgico, el que a su vez se vincula con aspectos cuánticos porque se comunica con la lattice. Esto sería pura palabrería si no fuera por dos aspectos:

Para que la riqueza se de –o cualquier cosa que desees- ambos sistemas deben de funcionar en coherencia: debo haber renunciado a la lealtad familiar de pobreza y falta de oportunidades, debo tener las creencias correctas con respecto al dinero de forma consciente, para que de esta forma, todo el sistema trabaje a favor y no en contra, o de forma irresponsable.

Sin embargo, parece trabajo fácil pero no lo es. Requiere un proceso introyectivo profundo, una enorme intuición y trabajar en el observador. Quienes han probado la meditación neurosintérgica, saben a qué me refiero con el observador, la intuición (o como le llamamos de forma más certera “estado de certeza”), y la introyección. O ir a terapia psicogenelógica y también a una emotiva racional para conjuntar la coherencia necesaria y hacer, decir y “pensar” lo mismo.

No es una receta propiamente, es una forma de guiar un trabajo personal. Es ser coherente en mi trabajo mental, y saber pedir. Ambas cosas te las dejo de tarea para reflexionar, porque de ello, depende tu resultado.

cash-1169650_1920
Compartir:
× Escríbenos